30 de julio de 2010

Valdebebas: fábrica de traspasos


Esta semana, Marcos Alonso, el nieto del mítico Marquitos, y a su vez hijo de Marcos Alonso, antiguo entrenador de Racing de Santander y Atlético de Madrid entre otros muchos, fue traspasado al Bolton Wanderers por una cantidad que ni el conjunto inglés ni el Real Madrid han querido revelar. Durante estos últimos días también hemos podido leer sobre la más que posible marcha de Rodrigo, uno de los pocos integrantes madridistas de la talentosa selección sub 19 que en unas horas se juega la supremacía continental ante el once del gallo. Los traspasos de jóvenes promesas blancas no son una novedad, vienen a la cabeza los casos de Mata (en este caso fue una marcha al acabar contrato, los dirigentes blancos consideraron que un tal Roysthon Drenthe tenía más proyección que el jóven burgalés), De la Red (recuperado años más tarde al Getafe pagando traspaso), Granero (recuperado también del Getafe tras pagar traspaso), Álvaro Arbeloa (ídem) y otros tantos talentos de la cantera blanca que el Real Madrid utiliza como divisa o moneda de cambio. Estos acontecimientos levantan varios interrogantes. ¿Realmente no tienen ningun futuro en el primer equipo este tipo de jugadores? ¿Porqué por lo general los jugadores de la Masía funcionan en el primer equipo y no los de Valdebebas? ¿Tiene sentido traspasar a los jugadores para luego repescarlos por el doble de dinero? Trataremos de responder estos dilemas.
En primer lugar, hay que hacer un alegato en favor de la cantera blanca. Es cierto que últimamente no ha dado unos talentos similares a los Xavi, Puyol, Cesc o Iniesta, pero la antigua Ciudad Deportiva ha dado jugadores excelentes como Casillas o Raúl, otros muy interesantes como Negredo o Mata, y además a nutrido a una gran cantidad de equipos de Primera División. Quizás el problema no esté en los jugadores en si o en la captación de estos, sino en el concepto de cantera del Real Madrid, lo que viene a responder nuestro segundo interrogante. Los jugadores de la Masía encajan perfectamente en el esquema del Barcelona porque juegan en ese esquema desde pequeños. En el Real Madrid, que oscila entre una idea de juego y otra, y que no tiene muy bien definida ésta a nivel institucional, ya que queda definida en función del éxito, los jugadores tienen que acoplarse a ideas del juego totalmente antagónicas, que dependen del entrenador de turno del primer equipo. En el Barcelona en entrenador normalmente es elegido en función de la filosofía del club, lo que facilita muchísimo la acoplación de chavales que llevan practicando una idea de juego desde la infancia. Los casos de Iniesta o la fulgurante aparición de Pedrito dan buena fé de esto. Una vez en el primer equipo, éstos son introducidos de manera progresiva, y eso de nuevo nos lleva al tercer interrogante. En el Real Madrid, se justifica la política de traspasos de canteranos bajo la máxima de, si son buenos, ya los repescaremos. Por su parte el Barcelona deja entrar a estos canteranos paulatinamente en el primer equipo, para que vayan creciendo dentro de él. De esta manera su acoplación resulta mucho más fácil y progresiva, ya que no tienen que emigrar a un equipo con una idea de juego distinta para reacoplarse de nuevo posteriormente en el primer equipo generalmente en una posición que no es la suya (caso Granero). Además de ésto, no parece que tenga mucho sentido pagar por jugadores que uno mismo ha producido, supone pagar a otros clubs por la formación de jugadores, algo que como Guardiola ha demostrado, puede hacerse desde el primer equipo. Quizás bajo esta política no se encuentre un interés en formar a los jugadores, sino una concepción meramente económica de la cantera por la que los jóvenes jugadores son una manera fácil de hacer caja para traer a otros jugadores generalmente foráneos con más renombre, pero que en muchas ocasiones no ofrecen un rendimiento mejor al que los propios canteranos podrían dar. Parece que con Florentino y Ramón Martínez la política de la cantera del equipo sigue siendo la misma: nula. Quizás otras figuras históricas del club podrían entender mejor que significa la Fábrica: una manufactura de jugadores y de valores, no de dinero. Que le pregunten a Vicente del Bosque o a José Antonio Camacho, que algo entienden de madridismo.

4 comentarios:

J.Alberto dijo...

Es una realidad triste la de la cantera del Madrid. Son muy pocos los que consolidan en el primer equipo y muchos donde acaban jugando en otros clubes. Deberían tomar ejemplo de la Masía, lugar del que no sólo salen canteranos, sino también campeones del mundo en tiempo récord.

Saludos.

30 de julio de 2010, 21:22
Murr dijo...

Bueno, esta política se ha confirmado con la venta de Rodrigo. Para repescarlo habrá que pagar el doble de lo ingresado. Una pena ver como otro jugador interesante se va sin debutar con el primer equipo.

31 de julio de 2010, 17:39
Javi Magán dijo...

Hola, te propongo un intercambio de enlaces entre nuestros blogs, el mio es del villarreal: http://espirituamarillo.blogspot.com/

Saludos, espero tu contestación.
P.D. Tu blog está genial ;)

3 de agosto de 2010, 4:01
Murr dijo...

Hola Javi. En cuanto esté AriGold, que es el redactor jefe del blog, aceptamos tu blog con mucho gusto.
Saludos y suerte para la temporada.

4 de agosto de 2010, 19:32

Publicar un comentario

Seguidores

Anuns

VISITAS

contador de visitas